Piedras con agujero

Uno de los pasatiempos en Zahara de los Atunes —donde paso una parte de mis vacaciones desde hace 9 años— ha sido recolectar las curiosas piedras con agujero que minan la arena de sus playas. En muy pocos minutos puedes llegar a cargarte los bolsillos y faltarte espacio. Son piedras erosionadas por el viento, el agua… el tiempo. Muchas de sus formas, ya de por sí, son atractivas pero las que más llaman la atención son las que “han sido” perforadas. Es como si alguien se hubiera dedicado en atravesarlas con una broca dejando un agujero perfectamente redondo.

Piedras de Zahara

Puedo visualizar el viento y el agua moldeando las piedras creando formas extrañas, redondeadas y pulidas pero al intentar imaginar como se han producido esos agujeros, inmediatamente se me viene la imagen de una gota percutiendo incesantemente en el mismo sitio hasta conseguir llegar al otro lado. Y claro, que esto hay sucedido así es imposible.

Buscando información he encontrado innumerables maneras de llamarlas e infinidad de leyendas supersticiosas para dar explicación a estos curiosos agujeros. De todas las teorías que he leído me quedo con la que dice que esos agujeros, hace millones de años, eran parte de una galería o madriguera de crustáceos u otros animales. Esas cavidades se rellenaron con materiales más débiles ante la erosión y, con el paso del tiempo, han vuelto a aparecer.

Sea como sea, ahora me sirven como distracción en horas muertas en casa. Un pincel, pintura y una tira de cuero que las convertirá en colgantes para esas amigas que no paran de pedirte que les traigas “cosas” cada vez que te vas de vacaciones. Barato, barato.


Comentar es gratis

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *