Volviendo al cinemagraph

Urbancelona

“Urbancelona” (2016)

Definiría el cinemagraph como una fotografía —de una calidad bastante aceptable— con una o varias de sus partes en movimiento. Son GIF animados de gran tamaño para poder mostrar ese movimiento en bucle. Como actualmente hay muchas plataformas —como Vine o Instagram— que permiten la reproducción de video en bucle, también puede aceptarse que el cinemagraph es un video con unas partes estáticas y otras en continuo movimiento.

Lo sorprendente del invento es que tu cerebro te dice que hay unas partes que están totalmente petrificadas cuando deberían estar moviéndose y solo lo hace una de ellas. Juraría que mirar mucho rato un cinemagraph haría que el cerebro entrara en caída libre.

Sea como sea, no es la primera vez que hago algo con esta técnica. La primera vez que me atreví con esto fue en 2011 y lo compliqué todo mucho. Trabajé más la puesta en escena —la arena, la sangre con plastilina, fotografiar mi mano y luego amputarla… — que en toda la post-producción. Además, las partes estáticas ya son de por sí sin movimiento y eso no tiene mucho mérito.

“La playa” (2011)

Creo que la gracia de esta técnica está en parar el tiempo en unas partes y dejarlo correr en otras. Sí, sería esta una buena definición de lo que es un cinemagraph. Si se me hubiera ocurrido antes, me hubiera ahorrado toda la letra del primer párrafo.

…y es que 5 años después, me han vuelto las ganas de volver a hacerlos. Salir a la calle, captar movimiento y manejarlo más tarde a mi antojo.

 


1 comentario

Comentar es gratis

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *