Rematando series

Seré breve porque hablar de tres series en un mismo post daría para escribir un montón lineas y sería un verdadero tostón. Así que, y por orden de peor a mejor, vamos allá.

'Orange is the new black'

“Orange is the new black” (T5) o La crisis del negocio de las bragas usadas

Mucho ha cambiado esta serie ambientada en una cárcel de la primera temporada a esta quinta.  Recuerdo que lo que más me encantó desde el primer capítulo fue el contraste del dramatismo de la situación con los puntos de humor. No estaba viendo una serie de temática carcelaria con sus malos malísimos, los pringados pringadísimos, la violencia, las bandas, los corruptos, etc., no. Estaba viendo algo, por fin, diferente. Pero… en la cuarta ya se torció bastante rebajando a Piper Chapman a un segundo plano con su negocio de bragas usadas y dando protagonismo a personajes no muy relevantes hasta ese momento. Abrían abanico y no hacía tanto calor. En la quinta se han pasado 10 putos capítulos enseñándonos un absurdo motín que va de mal en peor, del aburrimiento al tedio. Situaciones poco creíbles y absolutamente tontas… el caos del motín está más en el guión estirado hasta la saciedad que en el interior de la cárcel. Una caída en picado consiguiendo que en cada capítulo me preguntara si seguía esforzándome en acabarla o abandonaba definitivamente. Las chicas de “Orange” tienen más números para quedar libres que de volverme a ver. Una lástima.

ORANGE IS THE NEW BLACK (Temporada 5)
Valoración: 1 braga usada sobre 5

'Chance'

“Chance” (T1) o Una y no más

Protagonizada por Hugh Laurie, el eterno Doctor House, ahora metido a neurosiquiátrico que evalúa a idos de la pelota tramitándoles uno u otro tratamiento. Todo pinta que la serie va de eso: House es un loquero. Pero no, falso. Eldon Chance se mete en un lío por culpa de una paciente maltratada por su marido. A partir de ahí, “Chance” juega con pocos personajes y cuenta la batalla personal entre el doctor y un policía corrupto por culpa de una rubia con doble personalidad. Flojea el supuesto giro final de los acontecimientos porque se huele a la legua, donde legua es hacia mitad de la serie. A esto que acabo de hacer no lo llamaría spoiler porque, en serio, el final no sorprende en absoluto. Ahora que lo pienso, el giro es tan suave que puede que ni sea giro, sino solo una leve oscilación. “Chance” la he visto por curiosidad y por tener un hueco de tiempo ahora en verano. Se deja ver, pasa bien pero no ganará ni un solo premio jamás. Una segunda temporada sería innecesaria.

CHANCE (Temporada 1)
Valoración: 2 psicópatas sobre 5

'Fargo'

“Fargo” (T3) o Como volver a subir el listón

Si hay algo en lo que no ha perdido ni un gramo de interés en las tres temporadas de “Fargo” es en la factura, el ritmo, la imagen, el concepto. Las tres historias han sido buenas pero en su desarrollo, la segunda flaqueaba más. En esta tercera encontramos a un inasimilable físicamente pero excelente Ewan McGregor. Lo estás viendo en su doble papel y en ninguno llegas a reconocerlo al 100%. La historia vuelve a las andadas del despropósito y el cúmulo de casualidades fatídicas que acaban salpicando de mierda a todo el que pasa por allí cerca. Y todo por un sello, un maldito sello postal. A destacar el repulsivo V.M. Varga —interpretado por David Thewlis— un villano con el que no desearías ni saludarlo al pasar. Es un parásito que se instala en las vidas los Stussy hasta que acaba con todo. Y, cómo no, destacar también el papel de  la explosiva y decidida exconvicta Nikki Swango (Mary Elizabeth Winstead). En definitiva, si en la segunda temporada “Fargo” te sembró dudas, en esta tercera las verás disipadas.

FARGO (Temporada 3)
Valoración: 4 sellos sobre 5


Comentar es gratis

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *