Somos gota



El destino está escrito, dicen. Supongo que sí porque he oído más esta afirmación que la negación. Los que lo niegan se escudan en que el destino lo manipula cada uno poco a poco y día a día. Posiblemente tengan razón tanto unos como otros.


A mi, siempre me ha dado la sensación que el destino no es más que lo que ocurre al final de nuestro paso por la vida, es decir: acabaremos muertos, más tarde o más temprano. Y a ver... ¿cómo coño evitamos esto? Me da que es imposible. Podemos dar algún rodeo, no morir hoy y dejarlo para mañana. Por ejemplo, hoy no puedo morir porque mi previsión es que en un rato quiero ir a la playa y eso torcería mis planes. Claro que también puedo morir en la playa de una insolación, ahogado por una ola traicionera o de regreso a casa atropellado por un camión. Pero bueno, al menos el destino se habría esperado a que hiciera lo que quería: estar un momento en la playa.


Siempre he sido de la opinión de que el humano, contrariamente a lo que pretenden hacernos creer, es una máquina imperfecta. Cualquier estupidez puede mantenernos en cama varios días. El humano se estropea con enorme facilidad. Cierto es que, en líneas generales y proporcionalmente, el tiempo que estamos vivos y prácticamente sanos es muy superior al que estamos enfermos (siempre y cuando no hayas tenido la gran desgracia de haber sido marcado para sufrirlo todo). Pero el día en que se te estropea algo vital... no hay quien te repare. ¡Pues no! ¡Me niego! El ser humano —extendido a cualquier otro ser vivo— debería tener una fecha de caducidad, nacer y permanecer completamente sano y activo hasta que llegara ese día. Añadiría, además, que deberíamos tener la potestad de querer saber el día de nuestra muerte. Dejaríamos de hacer cosas totalmente innecesarias y nos concentraríamos en exprimir al máximo nuestra vida. Y no solo eso: la vida no sería tan cruel para jugarnos la mala pasada de tener las máximas facultades físicas y mentales cuando menos conscientes somos de que las poseemos —durante la juventud— y de mermarnos física y mentalmente cuando más nos gustaría disfrutar de todo lo que hemos aprendido —de mayores.


...y es que no sé por qué diserto sobre estos temas que me deprimen tanto. Ah, sí. Ya lo recuerdo. Porque una vez que se abre el grifo, ya sabemos cuál es el destino de la gota que acaba de nacer. Caerá por la vida e intentará sortear todos los obstáculos que ésta le plantea excepto la fuerza de gravedad. Y al llegar al suelo, más tarde o más temprano, morirá. Se aplastará y se esparcirá perdiendo toda su forma. Lo cual, nos lleva a la reencarnación... pero eso, es otra historia.

THE OFFICE

◊     Inicio

→  Acerca de 4Colors.

→  Forma

→  Vine Videos

→  Links

↵  4Colors. 2001/2012

↵  b0x - Photo

↵  Animia - StopMotion

FOREIGN OFFICE

→ About me
→ @4Colors
→ Instagram: @4Colors
→ Vine: 4Colors
→ The Zoo
→ Facebook
→ Pinterest
→ 23hq
→ EyeEm: @4Colors
→ Linkedin
→ Vimeo
→ YouTube
→ LastFm
→ Goodreads
→ Google+
→ RSS

ARCHIVOS

VINE - @4Colors



vine.co/4Colors

INSTAGRAM - @4Colors

instagram.com/4Colors

TWITTER - @4Colors